Te encuentras Aquí
Inicio > Boletines & Prensa > En Zitlala, los pobladores mantienen viva una emotiva y singular celebración de las bodas.

En Zitlala, los pobladores mantienen viva una emotiva y singular celebración de las bodas.

En Zitlala, los pobladores mantienen viva una emotiva y singular celebración de las bodas.

Un día antes del casamiento, las mujeres familiares del novio acuden a la casa de los padrinos de velación a dejar la ofrenda conocida como huentli la cual, la componen algunos comestibles como guajolotes, platano, pan, mezcal, frijol y maíz.

Después de la celebración religiosa, decenas de mujeres bailan al ritmo de la música de viento y recorren las principales calles de pueblo para llegar a la casa del padrino de anillos de los novios.

En la casa del padrino, las tías en lugar de agua ofrecen un poco de mezcal como parte del ritual.

Asimismo, los novios, familiares e invitados, vuelven a recorrer las principales calles del pueblo. El recorrido se hace bajo el candente sol en las principales y empinadas calles de Zitlala al ritmo de la música de viento.

Las mujeres vestidas con los característicos trajes de zitlalteca, (una nagua bordada a mano con motivos de flora y fauna, y su huipil blanco) no dejan de bailar con la banda, mientras el mezcal se continua sirviendo y bebiendo.

En esta ocasión especial, las mujeres sacan sus vestidos de gala, bordados a mano con figuras alusivas a la flora y fauna regional, con lentejuelas y chaquira. Para la novia el traje es nuevo y tiene que vestirse como las zitlaltecas que bailaran sin parar durante el recorrido.

En el lugar de la celebración, los platillos, en los que generalmente predomina la barbacoa de res, se sirven acompañados de los tradicionales huajes.

Subir