Te encuentras Aquí
Inicio > Boletines & Prensa > Las 3 grandes “Tinas” Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano de la Fundación Banamex.

Las 3 grandes “Tinas” Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano de la Fundación Banamex.

Las 3 grandes "Tinas" Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano de la Fundación Banamex.

Florentina López de Jesús†
Rama: Textiles
Especialidad: Algodón tejido en telar de cintura
Xochistlahuaca, Guerrero, México
Crédito fotográfico: Hernán Navarro Gallego

En las montañas de Guerrero, en un poblado llamado Xochistlahuaca, cuyo significado es “llanura de flores”, nació Florentina López de Jesús. Fue ahí donde la niña de seis años observaba a su madre Luciana de Jesús tejer y donde, más grande, tejió huipiles con singular maestría.

Florentina comenzaba la creación de un huipil desde la siembra de algodón y el coyuche, cosechando los capullos, limpiándolos, batanándolos y preparándonos para el hilado. Si era necesario, preparaba los hilos para teñirlos con tintes naturales, usando técnicas ancestrales o los conocimientos que ella había adquirido a partir de sus propias investigaciones. Posteriormente, colocaba la urdimbre en su telar de cintura para dar vida a huipiles de tres lienzos.

La maestra Florentina se volvió especialista en la trama suplementaria en colores tenues sobre gasa, una complicada técnica que consiste en adornar la tela mientras se teje agregando hilos a la trama, de tal modo que se crean diferentes figuras. También dominaba la técnica de tafeta ( tejido formado por el cruce de un solo hilo de trama y urdimbre), taletón (variante de la tafeta con un tejido sencillo desigual) y la esterilla (tejido de gasa con variantes complicadas). Con esta técnicas Florentina dibujaba grecas, flores y pequeños animales.

Durante toda su vida Florentina llevó con orgullo el peso de la tradición del tejido en telar de cintura sabiendo que cada una de sus obras debía preservarse físicamente pero también, a través de la enseñanza. Sus piezas guardaban la memoria y cultura de sus antepasados por lo que muchos de sus actos estuvieron encaminados a darles continuidad. Florentina se dedicó a enseñar por iniciativa propia a las mujeres de su comunidad y a las de afuera. Asimismo, promovió el trabajo de sus compañeras mazahuas, con quieres formó en 1976 la cooperativa Flor de Xochistlahuaca, un grupo con quien organizó la Casa de las Artesanías. Cabe señalar que la cooperativa formó parte del Taller de Textiles durante la Conferencia Internacional del Consejo Mundial de Artesanías y en 2004 obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el campo de Artes y Tradiciones Populares.

Por su parte, la maestra Florentina ganó varios premios debido a la calidad de sus tejidos. Destacan el segundo lugar del Gran premio de Arte Popular, Fonart, en 1987; primer lugar de ese mismo concurso en 1991; el premio Nacional de Artesanías de Socofi en 1993; el primer lugar del Premio Textil de Algodón en 2008, y el Segundo Premio Unesco de Artesanía para América Latina y el Caribe en 2001. Además fue nombrada Gran Maestra del Arte Popular por Fomento Cultural Banamex,

Subir