Te encuentras Aquí
Inicio > Boletines & Prensa > Parodian el sistema de partidos en México en la obra teatral A la deriva ante más de 150 personas.

Parodian el sistema de partidos en México en la obra teatral A la deriva ante más de 150 personas.

Parodian el sistema de partidos en México en la obra teatral A la deriva ante más de 150 personas

La puesta en escena es una producción de los actores Rafael Aparicio y Dagoberto Gama, que se encuentra de gira con auspicio de la Secretaría de Cultura de Guerrero

Óscar Ricardo Muñoz Cano

Ante poco más de 150 personas el viernes en el foro al aire libre del Centro Cultural Acapulco se presentó la obra de teatro A la deriva, bajo la dirección de Enoc Leaño.
Con la participación de los actores Gabriel El Chino Arellano, Armando Hernández y del nacido en Chilpancingo, Rafael Aparicio, el trabajo presentó una farsa donde tres personas a borde de un bote viajan a la deriva en el mar y al acabarse las provisiones piensan detenidamente en la idea de comerse a uno de ellos.
A partir de ahí, la obra presentó un trabajo de manipulación, de chantaje entre los personajes para no ser el menú que se sirva en dicho bote.
A la deriva también mostró una parodia de cómo funciona el sistema de partidos en México antes, durante y después de las elecciones, pues finalmente los personajes decidieron elegir al candidato para ser comido mediante un acto demócrata, pero a la mexicana.
Así, lo mismo se presentó el candidato que busca el favor del pueblo, el de derecha y por supuesto, el dictador.
Todo ello en medio del fenómeno de coaliciones, de candidaturas independientes, de promesas falsas y los discursos vacíos pero que levantan el ánimo.
El trabajo del grupo de actores (por demás sobresaliente a pesar de las condiciones del lugar y el calor) mostró un poco cómo la gente tiene su propia visión de la justicia y la ética y cómo esta versión puede ser distorisionada y manipulada en aras de no ser comido por los otros.
Lo anterior, luego de que al revisar los resultados de la elección se percataron de un fraude a pesar de ser sólo tres personas; “embarazaron la urna”, “se cayó el sistema”, “voto por voto, casilla por casilla” algunas de las frases que ya se encuentran en el imaginario colectivo del mexicano. No obstante, y gracias a la manipulación es que uno de los personajes (El Chino Arellano), que se podría especular representa al pueblo, se ofrece a ser comido con la idea de que se volverá un héroe al lograr que el bote continuará su viaje (aunque sea a la deriva).
A la deriva es una producción del propio Rafael Aparicio y del también actor guerrerense Dagoberto Gama y actualmente se encuentra de gira con auspicio de la Secretaría de Cultura de Guerrero.

Subir