Te encuentras Aquí
Inicio > Boletines & Prensa > Secultura y Proyecto Incendio presentan Programa de Empoderamiento Infantil: Una iniciativa que da voz y poder a niños y niñas en Acapulco

Secultura y Proyecto Incendio presentan Programa de Empoderamiento Infantil: Una iniciativa que da voz y poder a niños y niñas en Acapulco

Secultura y Proyecto Incendio presentan Programa de Empoderamiento Infantil Una iniciativa que da voz y poder a niños y niñas en Acapulco

(04 de Diciembre del 2017).- La Secretaría de Cultura de Guerrero a cargo de su titular Lic. Mauricio Leyva Castrejón y Proyecto Incendio a cargo de Alondra Berber, Psicóloga clínica especializada en intervención en crisis quienes presentaron el programa de educación para el desarrollo y la ciudadanía global de niños y niñas emanado del Programa PazAporte.

Durante la presentación del proyecto el Secretario de Cultura de Guerrero, Lic. Mauricio Leyva Castrejón, acompañado de Alondra Berber, creadora del proyecto y los pequeños Blanca, Mical y Adonay, reconoció que los niños ya ocupan un lugar importante en nuestra sociedad y el empoderamiento requiere que los entendamos y reconozcamos sus ganas de salir adelante por medio del arte y la cultura.

A fin de crear un espacio educativo propicio para la generación de ideas enfocadas al cambio social y la apreciación de las bellas artes, se llevará a cabo en Acapulco el Programa de Empoderamiento Infantil, de Diciembre del 2017 hasta Agosto del 2018, el cual contará con talleres, conferencias, mesas de trabajo, presentaciones artísticas, rodajes y actividades altruistas. Dirigido a niñas y niños de 6 a 12 años con vocación por las artes, la responsabilidad social y la comunicación, se realizaron audiciones que dieron como resultado un grupo de 23 niños con personalidades, creencias y estilos de aprendizaje diversos. El objetivo del programa es el desarrollo psico-social de cada uno de los alumnos, a través de un proceso de evaluación y seguimiento personalizado. El equipo es conformado por artistas, creativos, psicológos, comunicadores y traductores.

Los alumnos, que fueron seleccionados mediante un proceso de audiciones, iniciaron clases en el mes de noviembre y a lo largo de 8 meses serán dotados de conocimientos y herramientas en las áreas de cultura de la salud mental, bellas artes, participación y empoderamiento infantil, gestión autosustentable y responsabilidad social, generando una formación integral y personalizada.

El programa, además de contar con clases presenciales, ha desarrollado una plataforma de aprendizaje que consta de talleres en línea, foros y una red social para niñas y niños con una visión en común: el empoderamiento y la visibilidad política del sector infantil, que vaya acorde con sus derechos humanos y con los planteamientos de Unicef Educación, donde está inscrito el programa de empoderamiento.

A pesar de la diversidad temática de los talleres que conformarán los diferentes módulos, el objetivo general del programa, que ha sido apoyado por la red comunitaria PazAporte Guerrero de la Secretaría de Cultura del Estado, es la prevención de la violencia física, psicológica y sexual contra niñas y niños a través de darles voz como comunidad y fomentar la sustitución de la sobreprotección y el adultocentrismo en la crianza por el empoderamiento.

La primera fase del programa constó de unas jornadas de evaluación psicológica que permitirán el seguimiento de avances de los menores, para un fortalecimiento psicosocial medible. Según el diagnóstico realizado, algunos de los aspectos que serán tratados son la baja tolerancia a la frustración, la baja autoestima y la resolución de crisis como el acoso escolar.

Asimismo, se realizaron talleres articulados sobre el mural Guernica, Pablo Picasso, el ataque aéreo al municipio de Guernica y su contexto histórico entre la Guerra Civil Española y el ensayo de guerra previo a la Segunda Guerra Mundial. Una de las actividades fue la visita guiada a la exposición Otra Vez Guernica, del artista y embajador Edmundo Font, quien incentivó a los alumnos a cuestionar y vincularse sensorialmente con su obra que conmemora los ochenta años del mural. Durante el recorrido, uno de los alumnos abrazó el cuadro de una mujer cargando a su hijo muerto por el bombardeo.

La iniciativa parte de sensibilizar a partir de un cuadro u obra específica, por lo que posteriormente se analizaron las emociones y empatía de los alumnos con los “guernicas actuales” como lo es el conflicto en medio oriente. Niños y niñas comenzaron a generar ideas para ayudar desde Acapulco, escribieron cartas para los niños en tránsito y actualmente están trabajando en su primera iniciativa para ayudar a niños de Siria, cuyos resultados se verán cristalizados el sábado 27 de enero.

La filosofía del programa parte de que la educación debe ser un proceso integral y congruente; en el que cada alumno pueda aprender haciendo, desde la reflexión individual hasta la sociabilidad y debate colectivo, alimentando sus diferentes estilos de aprendizaje y estimulando sus inteligencias múltiples a través de la experimentación y la curiosidad. El lema del programa, derivado del latín es “Amat victoria curam”, que significa “la victoria ama la preparación”.

Otra de las iniciativas a emprender próximamente es la remodelación de un espacio educativo que contemple la voz de cada alumno; un espacio propicio para la generación de ideas enfocadas al cambio social y la apreciación de las bellas artes, que será gestionado a través de una campaña de crowdfunding en el módulo de gestión. Un espacio educativo poco convencional donde el juego y el conocimiento van de la mano a través de vivencias multisensoriales; y donde se promueve la imaginación, la participación, la empatía, la calidad social y la reflexión.

“Creemos que niñas y niños deben aprender desde sus emociones y sentidos, al ser la educación un proceso vivo en el que participan la memoria y el raciocinio, pero también las emociones, el cuerpo y la sensopercepción. Los niños deben prepararse para pensar, sentir y crear, para contribuir a su sociedad y para conectarse con ella, pero también para desarrollar un sentido estético y una sensibilidad que se manifieste en una capacidad para disfrutar de las bellas artes”.

En el Programa participan artistas, creativos, psicólogos, comunicadores y traductores, sin embargo, a lo largo de las actividades serán invitados líderes de opinión en materia de arte, altruismo y comunicación, que puedan implicar modelos ejemplares para el propósito de cada uno de los alumnos.

El Programa de Empoderamiento Infantil es un programa multisensorial, lúdico, integrador, estimulante, sensibilizador, personalizado, vivencial y abierto, donde será tomada con la mayor seriedad la voz de la infancia mediante diferentes propuestas e iniciativas de participación infantil a nivel local, nacional e internacional. Algunas de las actividades que se emprenderán con los alumnos constan de programas de responsabilidad social, la generación de marcos referenciales sobre arte para la comunidad a través de un videoblog y una iniciativa de creación artística enfocada a las artes visuales y la literatura.

El manifiesto artístico de los alumnos es una declaración de quienes son, lo que hacen y la visión compartida sobre el arte que marcará su desarrollo durante el
programa:

Cuando sea grande quiero ser pintora. Cuando sea grande quiero ser actor. Cuando sea grande quiero ser bailarina. Cuando sea grande quiero ser escritor. Cuando sea grande quiero ser músico. Pero antes de llamarme artista, quiero disfrutar de las bellas artes. De todas. Quiero conocer a personas de diferentes países. Quiero leer. Quiero ver teatro. Quiero ver muchos cuadros. Quiero viajar, saborear la comida, quiero bailar. Quiero ver muchas películas. Soñar dormido y despierto. Quiero moverme. Quiero jugar. Quiero ver edificios hermosos, aprender cosas nuevas. Volar, bucear, saberlo todo.

Quiero entrar en las pinturas. Platicar con los artistas. Sentir. Quiero probar sabores nuevos. Jugar a ser otro. Conocer todos los colores. Y aprender a mezclarlos. Quiero disfrazarme. Ver danza. Equivocarme muchas veces. Quiero escuchar música. Quiero escribir. Quiero cantar. Quiero sorprenderme. Quiero ver todos los paisajes. El cielo, las flores, los animales, los insectos. Quiero viajar en el tiempo. Sentir el sol, sentir el frío, jugar en la lluvia. Descubrir el mundo, conocer otras culturas. Quiero escuchar todos los sonidos. Quiero escucharme. Conocerme. Ser intuitivo. Construir mi mundo interior. Dejar un legado. Vivir para siempre. Quiero ser un explorador de la vida. Vivir el arte. Yo soy arte. Quiero aprenderlo todo y luego desaprender para entonces crear.

El video del manifiesto grabado por los niños puede ser visto en:
https://www.youtube.com/watch?v=DBt4wY20Pxc

ALONDRA BERBER (Acapulco, México, 1987)

Psicóloga clínica especializada en intervención en crisis.

Estudió la maestría en criminología.

Autora de los libros El péndulo de cal (2013) y El incendio de las mariposas (2015).

Ha sido becaria del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y la Secretaría de Cultura del Estado de Guerrero a través del PECDAG en 2012 y 2014.

Textos suyos aparecen en Letralia, Cronopio, El Humo, Flotante Mag, 99 grados, Nocturnario y el Periódico de Poesía de la UNAM.

Ha producido y presentado obra en México, España, Bélgica y Francia mediante “Ruta Vorágine”, proyecto en colectivo con el artista visual Luis Vargas Santa Cruz.

Directora editorial de la revista de arte Flotante Mag y fue co-coordinadora de la residencia artística R.A.T. Puerto Acapulco.

En 2016 realiza una residencia artística en el Centre d’art i natura, en Cataluña. Actualmente es directora del Programa de Empoderamiento Infantil.

Recientemente fue speaker en TEDx Ciudad de Puebla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Subir