Inauguran la exposición “Francisco Tario: Acapulco en el sueño” en Rejas Solares del CCA

Inauguran la exposición Francisco Tario Acapulco en el sueño en Rejas Solares del CC

(16 de Diciembre del 2017).- El Gobierno del Estado de Guerrero y el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia a través de la Secretaría de Cultura en coordinación con la Secretaría de Cultura Federal, develaron la exposición “Francisco Tario: Acapulco en el Sueño” a 40 años de la muerte del escritor con una selección de 27 imágenes expuestas en la Galería Rejas Solares del Centro Cultural Acapulco.

En el evento el corte del listón inaugural corrió a cargo de el Secretario de Cultura de Guerrero; Lic. Mauricio Leyva Castrejón, quién además presentó el documental “Regreso a la Roqueta” teniendo como invitados a Alejandro Toledo, Julio Farell y a Lautaro Salgado, realizador del vídeo proyectado la noche del evento.

Durante el evento los asistentes acompañados por los invitados especiales recorrieron la exposición conformada por 27 imágenes llenas de momentos y aspectos familiares del reconocido escritor Francisco Tario en los años 40s.

FRANCISCO TARIO: ACAPULCO EN EL SUEÑO
ES DICIEMBRE DE 1952. Recuerda Julio Peláez Farell que solían viajar en esas épocas a Acapulco, en donde su padre era propietario de los cines Rojo y Río; había un tercero en construcción, el Bahía.
Eran las vacaciones escolares más largas; para Julio y Sergio (el hermano mayor) en verdad era un sueño esa temporada en el puerto. Hacia las diez de la mañana iban en lancha a La Roqueta; como a las tres de la tarde regresaban.

El que conocemos por su nombre de pluma como Francisco Tario (Francisco Peláez Vega, 1911-1977, precursor de la literatura fantástica en México) a veces se adelantaba al pueblo para cumplir con sus labores administrativas en los cines.

No tiene claro Julio cómo fue que su padre se encontró con Acapulco.

Piensa que fue Melchor Perusquía, cercano colaborador del presidente Miguel Alemán, quien convenció a Tario de que invirtiera sus ahorros en Acapulco.
De ese modo le habrá llegado también el encargo de escribir una obra que promoviera internacionalmente al puerto, lo que se llamó Acapulco en el sueño (1951), con fotografías de Lola Álvarez Bravo.

La casa de los Peláez estaba en la Gran Vía Tropical (hoy Avenida Circunvalación), detrás del frontón y al lado de la plaza de toros.

La historia del escritor con Acapulco termina a finales de los años cincuenta, en un inesperado exilio (del puerto y del país) acaso provocado por la mafia cinematográfica, que buscó apoderarse de la plaza.

Abruptamente dejó Tario todo lo que tenía y se fue a España.

Se instalaron en Madrid, primero en un hotel y luego en un departamento en el Barrio Salamanca: Lagasca 73. Las playas de Oliva, a donde le gustaba ir en el verano, fueron para Francisco Tario el espectro de ese Acapulco algún día soñado y luego perdido.
Alejandro Toledo
Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.