Boletines & Prensa

La Artista Plástica Ana Barreto lleva “20 Latidos” al Instituto Nacional de Cardiología

La Artista Plástica Ana Barreto lleva “20 Latidos” al Instituto Nacional de Cardiología

Ciudad de México.- En el marco del Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas 2019 que se conmemoró el 14 de febrero, en el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, se realizó con el apoyo del Gobierno del Estado de Guerrero que encabeza Héctor Astudillo Flores a través de la Secretaría de Cultura a cargo de Mauricio Leyva Castrejón, la muestra pictórica de la Maestra Ana Barreto, titulada “20 Latidos” exposición a cargo de la excelente pintora que no solamente se ha presentado en la República Mexicana sino que ha tenido reconocimientos internacionales.

Cortaron el listón inaugural las esposas de los directivos del Instituto Nacional de Cardiología Alicia Buendía, Betty Lou de González Hermosillo, Guadalupe Trevethan, también la Licenciada Rebeca Becerril Rocha, Jefa de Enfermería del piso de pediatría.

El listón inaugural de la exposición fue sostenido por un paciente de pediatría y la niña Regina Ortiz Méndez.

El auditorio y aulas del nosocomio se vistieron de color con la obra de la maestra Ana Barreto quien acompañada por el maestro Marco Mejía, segundo expositor y paciente del Instituto que con su obra plasmó su sufrimiento y agradecimiento a la Institución que le devolvió su vida.

Durante la inauguración la Maestra Ana Barreto, dijo a los asistentes que dicha muestra comenzó como una invitación para hacer un logo para una fundación que apoya a niños y niñas con problemas del corazón y culminó con 20 pinturas, de ahí el nombre de la exposición “20 Latidos”.

La exposición permanecerá por dos semanas en el Instituto Nacional de Cardiología.

A pesar de su magnitud, las cardiopatías congénitas día a día están implementando nuevos tratamientos para restablecer una mejor calidad de vida para el pequeño, la mayoría de las cardiopatías son leves y solo requieren revisiones, pero otras necesitan cirugías o cateterismos repetidos.

Todo ello provoca que algunos de estos niños pasen mucho tiempo dentro del hospital, sobre todo durante los primeros años de vida.